Soplantes especiales para la refinación de petróleo

Los soplantes de baja presión desempeñan un papel clave para garantizar el conjunto de procesos asociados a la refinación del petróleo y la producción de sus derivados.

En nuestro país, la explotación de hidrocarburos posee una tradición centenaria. Este capital de conocimiento es uno de los pilares fundamentales para los enormes desafíos y oportunidades que se presentan en el extraordinario potencial que presenta la cuenca geológica Vaca Muerta, un yacimiento de 30.000 kilómetros cuadrados que pone a prueba la extracción de shale oil y shale gas de forma no convencional.

Desde esta perspectiva, se vuelve pertinente considerar a un conjunto de equipos, entre los cuales se encuentran los soplantes exentos de aceite, que son fundamentales para este tipo de procesos.

La conversión de petróleo crudo en productos de consumo, tales como las gasolinas, el querosén, el diesel y combustibles de alto valor, requieren cada vez la implementación de diversos tipos de optimizaciones y desarrollos para obtener mayor productividad, eficiencia y, sobre todo, minimizar la contaminación ambiental. Dentro de la refinación de petróleo hay dos procesos particulares donde los soplantes generan beneficios: la recuperación de azufre y la incineración/oxidación térmica. Los soplantes también se emplean en la producción de carbón negro.

Recuperación de azufre

Responde al proceso de conversión de sulfuro de hidrógeno (H2S, también conocido como gas ácido o gas ácido) en azufre elemental. El H2S es extremadamente perjudicial para el medio ambiente, en consecuencia, se requiere que las instalaciones de procesamiento de petróleo recuperen entre el 95% y el 99.9% de todo el azufre introducido en su unidad de recuperación, reduciendo la cantidad de sulfuro de hidrógeno a un nivel aceptable. En esta aplicación, los soplantes se usan para comprimir el aire de combustión (o el aire que se usa para quemar el combustible) que alimenta a un quemador y que luego alimenta a un horno de reacción.

Incineración térmica/oxidación

Los incineradores térmicos se utilizan para ayudar a la reducción de la oxidación y de los compuestos de azufre que habitan en las unidades de recuperación. Esencialmente, estas máquinas limpian aún más los gases H2S antes de su liberación a la atmósfera. Los soplantes son esenciales en este proceso, ya que mejoran la combustión de los “gases de cola” que permiten que los éstos se limpien con mayor eficiencia en el incinerador térmico. Este tipo de soplantes generalmente opera con una presión del orden de los 500 mbar.

Carbón negro

El carbón negro es un producto de pellets o polvo negro utilizado en plásticos, pinturas y tintas como pigmento de color. También es un agente conductor eléctrico útil, y se puede usar como relleno de refuerzo en neumáticos y otros productos de caucho. Esto se produce bajo el método de descomposición térmica, también conocido como el método del horno, o el método de combustión parcial. Los soplantes son esenciales para alimentar el método del horno, ya que suministran un alto volumen de aire que se inyecta en cantidades específicas de gas natural. De esta forma permite que ocurra la descomposición térmica. El flujo de aire del soplante también ayuda a transportar las partículas de carbono y los gases de escape a través de las torres de enfriamiento y dentro de los filtros de bolsa.

¡Explorá la cartera completa de sopladores de Atlas Copco aquí!

Leer la nota en inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

14 + = 22

CONSULTAS
close slider
Motivo del mensaje