¿Por qué los cerveceros necesitan la generación de nitrógeno propio en sus instalaciones?

Los datos difundidos por la Cámara de la Industria Cervecera Argentina dan cuenta del incremento en el consumo de cerveza en nuestro país. En promedio se ingieren 42 litros anuales per cápita en un mercado provisto por 9 cervecerías industriales, 6 malterías y más de 1.000 microcervecerías.

En la mayoría de las instalaciones donde se elabora cerveza el nitrógeno se utiliza en varias fases del proceso de fabricación, por ejemplo, en la purga de los tanques para evitar que el mosto, la cerveza y el puré residual no se oxiden ni contaminen el siguiente lote. El nitrógeno también es utilizado para transferir la cerveza de un tanque a otro, y en las etapas finales del proceso de elaboración se utiliza para presurizar los barriles antes del envío y el uso final.

Beneficios de la generación de nitrógeno en tu propia instalación

Ahorra tiempo

Las cervecerías que contratan a proveedores externos para su provisión corren el riesgo de retrasos o cancelaciones en las entregas. No contar a tiempo del nitrógeno necesario para la elaboración de cerveza detiene la producción, genera tiempo de inactividad y genera pérdidas de ganancias. Además, cuando llega el suministro, se requiere desarrollar una maniobra espaciel que implica incorporar los tubos al sistema mientras se retiran los recipientes usados. Con un sistema de generación de nitrógeno in-situ en tu instalación, se ahorra tiempo de espera y permite a los operadores concentrarse en otras funciones.

Minimiza los residuos de gas

Cuando no se dispone de un generador de nitrógeno propio y se adquiere nitrógeno líquido a granel, gran cantidad de nitrógeno no se utiliza y permanece en los tanques con calor ambiental. Este nitrógeno contenido en su envase se expande y si no se libera la presión acumulada, el tanque puede explotar. Para evitar que esto suceda, los tanques deben liberar el gas a la atmósfera, lo que desperdicia nitrógeno, tiempo y dinero.

Disminuye los costos

La compra de nitrógeno a terceros incrementan los costos asociados a la elaboración de la cerveza, más aún si la provisión depende del transporte desde centros de distribución a distancia. Los equipos de generación de nitrógeno propio tienen un promedio de tiempo de repago no mayor al año y se refleja rápidamente en los costos de operación.

Reduce la huella de carbono

Actualmente, la mayoría de las cervecerías utilizan dióxido de carbono para inertizar tanques y transferir productos entre los buques, y luego, desde el barco hasta el embalaje. Cambiar de dióxido de carbono por nitrógeno es una alternativa rentable y aceptada por la industria ya que aporta a la reducción del uso de gas, hasta en un 70 por ciento.

Si querés realizar una consulta relacionada con la generación de nitrógeno para ésta u otras aplicaciones, ponete en contacto con uno de nuestros expertos.

Leer la nota en inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

11 + = 14

CONSULTAS
close slider
Motivo del mensaje