Métodos para secar el aire comprimido

Para evitar problemas causados por la precipitación de agua en tuberías y equipos conectados aguas abajo, el aire comprimido debe secarse.

Todo el aire atmosférico contiene vapor de agua, pero a medida que el aire se comprime, la humedad relativa del agua aumenta al 100%.

Algunos métodos para secar el aire comprimido y mantener una adecuada Calidad del Aire, son:

Sobrecompresión

El aire se comprime a una presión más alta que la presión de trabajo prevista. Esto implica que se condense más agua en el sistema durante el proceso de compresión. Así, se separa el agua adicional a medida que el aire se enfría en el refrigerador posterior del compresor. Esto permite que el aire se expanda a la presión de trabajo y alcance un punto de rocío de presión más bajo. Este método solo es adecuado para caudales de aire muy pequeños debido a su alto consumo de energía.

Secado de refrigerante

El proceso de secado del refrigerante consiste en enfriar el aire comprimido para permitir que se condense y se separe una gran cantidad de agua. Después de enfriar y condensar, el aire comprimido se vuelve a calentar a temperatura ambiente para que no se forme condensación en el exterior del sistema de tuberías.

Secado por adsorción

El principio de funcionamiento de los secadores de adsorción es simple: el aire húmedo fluye sobre los materiales desecantes para secarse. Una vez que el material desecante absorbe el agua, se regenera para recuperar su capacidad de secado. Los secadores de adsorción se construyen típicamente con dos recipientes de secado: el primer recipiente que seca el aire comprimido entrante, mientras que el segundo recipiente se regenera.

Para comprender qué métodos de secado es el más adecuado según el uso del aire comprimido contactá a uno de Nuestros Especialistas de Calidad de Aire

Comments are closed.

CONSULTAS
close slider
Motivo del mensaje