¿Hay agua en mi aire comprimido? ¡Que alguien me ayude!

El aire de la atmósfera contiene humedad en forma de vapor de agua. Lo mismo sucede cuando se genera aire comprimido y puede ocasionar problemas de rendimiento del equipo y reducción de su vida útil, entre otros.

Para la generación de aire comprimido se toma aire de la atmósfera. Las presiones, temperaturas y humedad que se manejan influyen en el control del agua que contiene el propio aire. Para evitar problemas de rendimiento, costos adicionales de mantenimiento, aumento de las fugas, perturbaciones en el sistema de control y en la instrumentación, y reducción de la vida útil de las tuberías existen varias formas de eliminar el agua y la humedad del aire comprimido.

1.-

El primer método es la sobre-compresión, un punto donde la presión aumenta por encima de la presión de aire comprimido requerida. Este incremento de presión logra eliminar las gotas de agua liberadas. Así, mientras la presión disminuye a la demanda requerida, queda solo el vapor de agua presente en el aire comprimido, ya que la humedad relativa cae por debajo del 100%.

2.-

Un segundo método es el enfriamiento, ya que el aire comprimido tiene la propiedad de enfriarse a una temperatura más baja. A menor temperatura, la humedad relativa supera el 100% y se forman gotas de agua. Esas gotas de agua se recogen y se eliminan. En el siguiente paso, la temperatura del aire comprimido aumenta nuevamente. Desde esta etapa, solo el vapor de agua estará presente en el aire comprimido, una vez que la humedad relativa caiga por debajo del 100%.

3.-

A menudo se usa un tercer método, el secado físico. En este caso, la humedad se elimina por la adsorción en una determinada sustancia. Con la adsorción, la humedad se captura en esferas higroscópicas. Las moléculas de humedad se transportan a los poros a través de la difusión y se acumulan a través de la unión física y la condensación capilar. Así, cuando las esferas están saturadas, deben regenerarse antes de que puedan comenzar a adsorberse nuevamente. La regeneración se puede hacer calentando las esferas o enviando aire seco extremo sobre las ellas. En ambos casos, las fuerzas de retención de agua se rompen y las moléculas de agua se eliminan.

Para obtener más información, conocé nuestra gama de secadores de aire o enviá un mensaje a nuestros especialistas y te darán un respuesta rápida.

Leer la nota en inglés

Comments are closed.

CONSULTAS
close slider
Motivo del mensaje