Cómo planificar el presupuesto para el mantenimiento de tus compresores

Es vital determinar los costos asociados a tu sistema de aire comprimido para evitar incrementos exponenciales si se olvida o descuida este servicio.

A continuación se detallan 6 consejos para tener en cuenta a la hora de la planificación de los costos de mantenimiento de un compresor:

Tipo de compresor: ¿Tu compresor de aire opera con aceite inyectado o sin aceite? ¡Es importante para determinar los intervalos de servicio!

Condiciones de instalación: ¿Tu compresor se encuentra en un ambiente cálido, húmedo, polvoriento o sucio? Cuanto más severo sea el ambiente al que está expuesto, mayor será la frecuencia de mantenimiento requerida.

Ciclo operativo: Para usos cíclicos o estacionales, es necesario ajustar el ciclo de mantenimiento en consecuencia. Pero recordá los intervalos de servicio no deben ser superiores a un año.

Grado de utilización: ¿Tu compresor se usa con mucha frecuencia? Las necesidades de mantenimiento crecen en la medida que se lo somete a un mayor tiempo de uso. Una advertencia: si tenés instalados compresores de respaldo, es posible alargar el programa de mantenimiento.

Sistema de refrigeración: Si bien esto se evalúa de forma separada del propio mantenimiento del compresor, tené en cuenta que el tipo de sistema de enfriamiento aplicado afectará el programa de servicio del compresor.

Equipos compresores auxiliares: Secadores, filtros y conductos de desagües… Estas piezas también deben recibir servicio, en general, con más frecuencia que el propio compresor.

Para obtener más información contactá a un experto de Atlas Copco.

Leer nota original en inglés

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

23 − = 19

CONSULTAS
close slider
Motivo del mensaje